jueves, 29 de mayo de 2014

DÚOS



   El Breviario de Miranda del siglo XV, de factura posiblemente flamenca, es uno de los grandes documentos de la Catedral de Santiago, que combina el texto litúrgico con representaciones iconográficas de numerosas fiestas religiosas. De una belleza y valor incalculables, durante mucho tiempo estuvo guardado en el mismo armario acorazado de las dependencias del archivo donde se encontraba el Códice Calixtino.
   Los Breviarios eran unos libros de pergamino que incluían, de manera más o menos amplia, la descripción de los ciclos litúrgicos y sus distintas oraciones. En principio estaban en poder exclusivo de las altas jerarquías del clero, aunque con el paso del tiempo también pasaron a formar parte del patrimonio de los Reyes. Lo que está claro es que su precio era muy elevado, ya que incluían una esmerada caligrafía, costosos adornos de plata, y miniaturas exquisitas y, por lo general, únicas.

    El Códice Calixtino (Codex Calixtinus) es una joya manuscrita del siglo XII, considerada la primera y más célebre guía del Camino de Santiago.  El volumen, custodiado en la catedral de Santiago está integrado por sermones, himnos, milagros, textos litúrgicos, piezas musicales y relatos sobre el apóstol Santiago y la ruta jacobea. Constituye el de Compostela el ejemplar más antiguo y completo de la obra conocida como Liber Sancti Iacobi, de la que existen cerca de 200 copias repartidas por toda Europa. Los textos fueron redactados en diversas épocas y de forma independiente, pero la autoría del último de los libros que completan el Códice Calixtino, en el que se habla concretamente del Camino de Santiago, fue atribuida a un monje cluniaciense, el fraile francés Aymeric Picaud.


.....y esta es la tapa de la cajita que me regaló Marisa, a juego (nena, co escáner non hai maneira).

Dedicado a la ansaresa

6 comentarios:

  1. Solo puedo decir que son MARAVILLOSOS.
    Un abrazo.
    Lucía.

    ResponderEliminar
  2. Son preciosísimos, me encantan.
    Un abrazo.
    María Rosa

    ResponderEliminar
  3. Una pasada. ¿Son de la catedral de Santiago?
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Goretti, son de la catedral de Santiago, a mí también me parecen preciosos.
      Un abrazo

      Justa

      Eliminar
  4. ¡Ai nena! quedouche moi ben .
    Moitas gracias pola dedicatoria.
    Unha aperta.

    ResponderEliminar
  5. Cuac cuac

    Muy muy bonitos.

    Alazos. Pato

    ResponderEliminar