viernes, 3 de octubre de 2014

AMALIA RODRIGUES-EXPOSICIÓN EN EL PANTEÓN DE LISBOA


   De la exposición "Amália no mundo. O mundo de Amalia", en la Panteón Nacional, Iglesia de Santa Engracia; Lisboa.










"Lágrima"

Añado el vídeo de "María la Portuguesa" cantado por Carlos Cano y Amália Rodrigues, por el comentario de Javier a esta entrada:


.......y recomiendo leer el último comentario de Javier. Como bien dice, hay historias mágicas....

7 comentarios:

  1. Hermosas fotografías en hermosos marcadores de livros. Mira que he visto cosas, pues tengo que volver, que no estuve allí...A ver si cuela y puedo volver.pues me encanta Lisboa.
    Unha aperta y felices días de fiesta.

    ResponderEliminar
  2. Magnífica serie de mps dedicados a esta gran cantante de fados.La canción, preciosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuac cuac.

    Bonitas fotos las empleadas para estos marcas.

    Por cierto la canción "Maria la portuguesa" fué compuesta por Carlos Cano en homenaje a Amalia Rodrigues en 1987, y por esas maravillas de la tecnica, ambas voces aparecen en esa canción, el el Albún de Carlos "De lo perdido y otras coplas"
    Alazos y feliz San Froilan.
    Pato

    ResponderEliminar
  4. Hay un vídeo en el que cantan, en el año 1994, juntos "María la Portuguesa". Estuve a punto de subirlo a esta entrada, sin embargo me pareció que en él Amália Rodrígues no "luce", y la veo empequeñecida e insegura (todo lo contrario a lo que es ella). Te paso el enlace:

    https://www.youtube.com/watch?v=0pnp_IHjDq4

    A ver qué opinas tú.

    Un abrazo

    Justa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuac Cuac

      Efectivamente, Justa, no es ella.

      Hemos de pensar que esta grabación es del 94....Y aunque no puedo con el corta pega, transcribo los que Carlos escribe en su CD "De lo perdido y otras coplas" (merece la pena el esfuerzo) para comprender la grandeza de esa voz en el 94:

      " Un día lejano de 1984 compré en Lisboa un disco de Amalia Rodrigues, homenaje a Valerio, el gran poeta del fado. Recuerdo la portada: era un primer plano de ella, hermosa, con los ojos cerrados, pintados de azul, la boca roja y el pelo negro azabache cayéndole por los hombros.hombros. Oir su voz me dejó completamente enamorado. La escuchaba todos los días, a todas horas mirando la portada, Su voz tenia la facultad de hacerme viajar por la melancolía de todas las pasiones, los amores y los sueños perdidos, pero la fuerza de su lamento no empujaba a la depresión ni a la amargura, sino que fortalecía tu espíritu.El color de su voz era negro, casi morisco, y de una capacidad emocional fuera de lo común.

      A fuerza de tanto oírla acabé obsesionado, preguntándome¿Por qué cierras los ojos?. Así fue como escribí "María la Portuguesa", como respuesta. No la llamé Amalia, porque era una historia triste y no quería darle mal fario.

      En abril de 1986 mandé una cinta grabada y una postal a Lisboa, a la rúa do Bento y a nombre de Amalia Rodrigues en la que decía: "Querida Amalia: tengo una ventana abierta para tí en esta canción que se llama en tu honor Maria la Portuguesa. Me gustaría mucho escuchar tu voz en el estribillo del fado".

      A los pocos días recibí una llamada de teléfono desde Lisboa y era ella que me decía que hacía mucho tiempo que no había escuchado una canción tan hermosa, me felicitaba y se ponía a mi disposición, a pesar de que hacía 10 años que no grababa.

      Estuve en Lisboa con ella, tradujimos el estribillo del fado que cantó y que no fue incluido en el disco por problemas técnicos. Hoy, superados estos, tengo la suerte y el honor de compartir unas pocas frases con la voz grave más hermosa y mágica de la Península Ibérica.

      Hace 8 años, en El Escorial, le entregaban la medalla de la universidad y dijo al recibirla: "Yo que casi no he ido al colegio, ahora me veo recibiendo una medalla universitaria.¡Si me viera mi pobre madre!. Pero la verdad es que no conozco una carrera que dure tantísimo como la de cantar".

      Siempre la recordaré junto a la puerta de entrada del Hotel Escorial acariciando las hombreras de una americana azul marino de piel de melocotón que yo tenía puesta, mirándome a los ojos y diciéndome con picardia casi infantil: "¡Si yo tuviera 20 años menos!". Yo le respondí: "¡Si yo tuviera 20 años más!"

      No me negareis que todo el texto es magia............

      Alazos. Pato

      Eliminar
  5. Sin duda es una historia mágica. De las que se quedan en el recuerdo y "dan alma", en este caso a una canción ya por sí preciosa. Graciñas por dárnosla a conocer.
    Un abrazo.

    Justa

    ResponderEliminar
  6. Son una preciosidad, tanto los marcapáginas, como la canción "Lágrima".
    Un abrazo.
    Lucía.

    ResponderEliminar